¿Estamos preparados para una catástrofe nuclear en California?

Por Margarita Del Valle.

El 6 y el 9 de agosto de 1945, los Estados Unidos lanzó en Hiroshima y Nagasaki en Japón dos bombas nucleares (construídas con plutonio) . Generaciones enteras fueron afectadas y destruídas por la radiación. El 28 de marzo de 1979 a las 4 de la mañana se desencadenó la explosión nuclear de la planta Three Mile Island en el condado de Dauphin, Pensilvania; hasta el día de hoy se sigue discutiendo el número de victimas. Más de 40,000 galones de desecho radioactivo terminaron en las aguas del río Susquehanna. El 26 de abril de 1986, una explosión en el reactor #4 de una planta nuclear en Chernobyl, Rusia, mató a miles de personas y sigue enfermando a muchos miles más con la radiación que afectó a toda Europa y llegó a países tan alejados como Escocia, a más de 1,400 millas de distancia.  A partir del 3 de marzo del 2011 el mundo entero continúa viviendo la catástrofe del Japón y se pregunta ¿cuáles serán las consecuencias de la radiación liberada en Fukushima como resultado del terremoto de 9.0 de intensidad y de un poderoso tsunami? ¿Cuántos seres humanos serán victimas de enfermedades y de nacimientos deformes, y cuántas especies serán contaminadas en el océano?

En el 2011 el presidente Obama solicitó al Congreso un total de 54 billones de dólares en préstamos para construir 6 o 7 nuevas plantas nucleares. Hoy en día, 103 plantas nucleares producen alrededor del 20% de la electricidad en los Estados Unidos. El Departamento de Energía (DOE por sus siglas en inglés) estima que tiene almacenada en varios lugares del territorio norteamericano más de cien millones de galones de desecho radioactivo y 2,500 toneladas métricas de combustible radioactivo. Se llevarán más de 240,000 años para que ese material pierda la radioactividad.

El 6 de febrero del 2012, después de 30 años en que no se había construido ninguna planta, se aprobó en los Estados Unidos la construcción de dos nuevas plantas de energía nuclear en Georgia. La primera usa reactores AP1000, construídos por Westinghouse Electric y el accionista mayoritario de Westinghouse es la corporación multinacional Japonesa Toshiba. No aprendimos la lección.

Si el gobierno inhabilitara el Price-Anderson Act que le provee subsidio a la industria nuclear en los Estados Unidos, ninguna industria nuclear podría existir porque no es posible asegurarlas por lo que representa el costo de una catástrofe nuclear.

¿Qué significa todo esto para la población en Santa Bárbara? Tenemos dos plantas nucleares, una en el norte y otra en el sur, y hay que pensar seriamente el horror de la tragedia si tuviéramos un terremoto o un tsunami como el de Japón. Alrededor de San Onofre tendríamos que evacuar a más de 2 y medio millones de personas y la de Diablo Canyon afectaría, además de la destrucción de la población, la agricultura de todo el país.

Cuando la radiación es liberada en un accidente en una planta nuclear, significa que energía es liberada en la atmósfera. En ese momento, lo primero que se encuentran son rayos Gamma que son los de mayor potencia en la radiación electro-magnética. Una nube de radiación puede contener otras partículas como por ejemplo el yodo 131 que ataca la tiroides, el cesio 137 que al ingerirlo ataca el sistema de la sangre y ocasiona tumores en los músculos , y el plutonio que es el más poderoso de todos ya que al respirarlo destruye los pulmones y todo los órganos de los seres humanos.  Hoy en dia en Chernobyl por ejemplo, la zona determinada “zona muerta” es a consecuencia de la presencia de cesio 137 en el ambiente.

LA PLANTA NUCLEAR DIABLO CANYON

Santa Bárbara está a menos de 100 millas (160 kilómetros) de la planta nuclear Diablo Canyon. A consecuencia del desastre de Japón, se han puesto en tela de juicio los procesos y la falta de compromiso con la seguridad de la población en la construcción y manejo de esa planta nuclear . ¿Por qué no se detuvo la construcción de esa planta en 1971 cuando se encontró la primera falla sísmica en su cercanía y por qué sigue funcionando después de encontrar otra falla sísmica a sólo una milla de distancia en el 2008?

En un extenso reportaje el 23 de marzo del 2011, la periodista Rachel Maddow en su programa de la cadena de televisión MSNBC informó sobre las condiciones de la planta nuclear Diablo Canyon. Dijo Maddow: “En 1970 se otorgaron los permisos para construir una planta nuclear en California…la compañía Pacific Gas & Electric expresó que ‘había fallas insignificantes que no habían mostrado movimiento en por lo menos 100,000 y posiblemente millones de años.”  El costo de la planta se estimó en $320 millones. Un año más tarde una nueva falla sísmica fue descubierta a menos de tres millas de la planta y el costo de la planta subió a 5 billones. En 1981 se descubrió que los soportes para reforzar la planta habían sido construidos al revés y costó otros 2 y medio billones para reparar la planta.  En el 2008, una nueva falla sísmica fue descubierta a menos de una milla de la planta de Diablo Canyon,  Rachel Maddow enfatiza: “…lo más grave es que las bombas de emergencia de enfriamiento que deben funcionar en caso de un accidente no estaban funcionando hacía más de 18 meses. ”

En 1969 se formó en San Luis Obispo, aquí en California, Las Madres por la Paz, una organización sin fines de lucro que agrupa madres, abuelas, padres y ciudadanos preocupados por la seguridad de la población que vive cerca de la planta nuclear Diablo Canyon. Esta organización presentó en las cortes de la ciudad una demanda para impedir la renovación de la licencia de Pacific Gas & Electric Company (PG & E) en Diablo Canyon hasta el año 2044 y 2045. Las Madres por la Paz invitan al público “a unirse a nuestros esfuerzos. A educarse leyendo nuestro sitio Web: http://mothersforpeace.org y a apoyar nuestro trabajo con una donación.” “La Comisión Reguladora Nuclear (NRC por sus siglas en inglés) no está cumpliendo con las obligaciones que el Congreso le ha dado, que son la protección del público y el medio ambiente. La NRC ha dado una prioridad mayor a la protección de las ganancias de las corporaciones” sostiene esta organización. (Foto cortesia de Las Madres por La Paz)

LA RADIACION NUCLEAR ES MORTAL

La vida humana, la vegetación, los animales, la tierra fértil, todo se destruye con una radiación nuclear.  Parece que la humanidad no aprendió la lección devastadora del desastre de los Rusos.  La ingeniera Natalia Manzurova es una de los pocos sobrevivientes del desastre de Chernobyl de 1986.  A los 34 años, fue parte del grupo de 800,000 personas que se encargaron de la limpieza de la contaminación durante 4 años y medio. A consecuencia de ese trabajo, sufrió cáncer de la tiroides y otras serias complicaciones a su salud.  Es un milagro que todavía esté viva. En una visita a los Estados Unidos en el 2011, cuando le preguntaron cuál sería su consejo al pueblo de Japón, ella contestó: “Corran lo más pronto posible, no esperen y sálvense y no confíen en lo que el gobierno les está diciendo porque los gobiernos mienten.  Ellos no quieren que se sepa la verdad, porque la industria nuclear es muy poderosa.” (Aqui en la “Zona Muerta” de Pripyat cerca de la planta de Chernobyl.  Foto  cortesía de Natalia Mazurova.)

Una planta nuclear produce plutonio–producto que en algunos lugares es usado como la base de las armas nucleares. Esto quiere decir que todo país que tiene energía nuclear tiene la capacidad de producir armas nucleares y es también vulnerable al terrorismo internacional. Un ataque con una bomba tradicional a una planta nuclear puede ocasionar un desastre con consecuencias mundiales. Son muchos los intereses económicos de la industria nuclear. La misión de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA por sus siglas en inglés) es promover, el uso pacífico y seguro de tecnologías nucleares y fue creada como parte de la organización “Atomos para la Paz” en 1957 dentro del cuerpo de la organización de Las Naciones Unidas. Esta agencia ocultó durante mucho tiempo las consecuencias del accidente de Chernobyl ya que decían que solo docenas de personas habían muerto. A pesar de haber ocultado la verdad con respecto a las miles de personas que murieron en Chernobyl, en el 2005 se le otorgó el premio Nóbel de la Paz a la IAEA.

¿QUÉ ES LA ENERGÍA NUCLEAR?

La energía nuclear es producida por fisión (división del núcleo del átomo) de uranio que se divide y produce energía en la forma de calor. El calor generado por la fisión del uranio calienta el agua que produce vapor, lo cual que hace que las turbinas se muevan y produzcan electricidad en una planta nuclear. La fisión crea productos secundarios o subproductos como son el plutonio, el yodo radioactivo y el cesio, entre otros.

¿CUAL ES LA LECCION DE JAPON?

La destrucción que ha causado la catástrofe nuclear de Japón en los seres humanos y el medio ambiente es incalculable en estos momentos. Lo más grave es reconocer la incapacidad humana para manejar la energía nuclear y las proporciones de destrucción que representa el desecho nuclear, ya que ningún país ha descubierto una forma segura de almacenarlo. “…No existe una forma segura de guardar el desecho nuclear y esto lo supimos desde el principio” Lo dijo el Dr. James Conant en 1952, uno de los científicos creadores de las armas nucleares. Él añadió que el poder atómico fracasaría por el problema insoluble de poder desechar el material radioactivo. Seguimos sin aprender la lección.